Diez características que definirían a un ‘ciudadano del mundo’.

Ahora que me aventuro (ésta sí) en la mayor y más importante experiencia de vida, la paternidad, me cuestiono como padre qué puedo (qué podemos) ofrecer y cómo hacer para que nuestra hija sea –como se dice y se espera de todo hijo- una persona de provecho, una persona que sume, que aporte valor.

Siempre pensé y ahora me reafirmo en vísperas de estrenar nuevo rol, que la cualidad que más desearía en un hijo sería que fuese una persona responsable. No sólo en el sentido de un ejercicio de responsabilidad consigo mismo sino también y más importante, con la sociedad, con el mundo en el que le toca actuar.

Seguramente ante una hipotética situación de petición de deseo, la elección de esta condición aseguraría la tranquilidad a cualquier padre quizá porque con ella van implícito otras cualidades igualmente deseables; honradez, compromiso, seriedad…

No obstante, quisiera también que mi hija fuera capaz de hacer frente a una dinámica que ya en la actualidad (debido a la crisis) está exigiendo ciudadanos globales, internacionales, en definitiva, ciudadanos del mundo. Por ciudadano del mundo entiendo la predisposición y la capacidad de una persona para adoptar acciones que le conducen más allá de su área de confort (su ciudad, su país…) pues interpreta y asume que el mundo, en su globalidad, es su campo de acción a la vez que su compromiso.

La cultura anglosajona y centroeuropea siempre ha sido mucho más sensible a esta realidad y han sabido aprovecharse de esta condición de ciudadanía global. Como latinos hemos crecido en un contexto de muchas más limitaciones culturales quizá tal vez por la aportación y centralidad del papel protector de la familia, la base social de nuestras sociedades latinas (y que en la actualidad ejerce un papel clave a la hora de amortiguar los efectos devastadores de la actual crisis).

Pero ¿qué implica ser ‘ciudadano del mundo’? No he querido comprobar la posible existencia de intentos realizados por terceros en pos de definir esta condición para evitar influencias. A continuación hago mi aportación a un posible debate definiendo un decálogo de cualidades y condiciones que reuniría un ciudadano del mundo.

  1. Capacidad para asimilar y considerar como ámbito de actuación y presencia la globalidad del mundo, mucho más allá de la natural área de confort.
  2. Una actitud global ante la vida no implica el rechazo (o negación) de las raíces propias que definen nuestra identidad. Un ciudadano del mundo actúa con parámetros de glocalización, es decir, actúa en lo global atendiendo los problemas y realidades más próximas.
  3. Como tal, tiene conciencia ciudadana (como ciudadano del mundo que es) y capacidad para el análisis crítico de la realidad. Defiende la importancia de actuar en pos de la justicia social, la defensa de la multiculturalidad y a favor de la sostenibilidad. En este sentido, es una persona culta e informada de los problemas sociales del momento.
  4. Es una persona con carácter proactivo, con iniciativa propia y actitud creativa. Actúa con independencia de modas.
  5. En el ámbito profesional, posee una vocación emprendedora propia de quien se valora, posee confianza en sus posibilidades y persigue el control de sus tiempos y vida.
  6. Posee autonomía para gestionar problemas o situaciones adversas.
  7. No atiende a estereotipos e imágenes preconcebidas sobre países, etnias, culturas, personas… En la diversidad cultural encuentra una fuerte de sabiduría. Evita el etnocentrismo.
  8. Aprecia el acto de viajar pero más que por una cuestión de acumulación numérica (de países visitados) y experiencias, por conocer, mezclarse y disfrutar de otras realidades y personas. El gusto por los viajes no define por sí mismo a un ciudadano del mundo.
  9. Capacidad para comunicarse y socializarse ya no sólo con personas que hablan otros idiomas sino para compartir experiencias, saberes, ideas… En los tiempos actuales, Internet es una herramienta imprescindible para cualquier persona que quiera actuar activamente en el mundo.
  10. Actitud manifiesta para vivir con intensidad aprovechando con plenitud las posibilidades que ofrece la vida en su dimensión más amplia. En este sentido, se deja acompañar por cierta predisposición hacia la aventura (o lo poco conocido).

No considero que ser ciudadano del mundo sea la principal cualidad que deba tener una persona. Ni mucho menos. Valoro mucho más la responsabilidad, la integridad, el sentido de lo justo… Pero estoy absolutamente convencido que si ya lo viene siendo en la última década para muchos de los que estamos en edad de ser padres, más imprescindible será aún para nuestros hijos, sentirse ciudadanos activos del mundo.

En la medida de lo posible, será necesario que como padres pensemos más en el futuro de nuestros hijos que en nosotros mismos, en nuestra comodidad y nuestra seguridad por tenerlos cerca y ‘bajo control’ (imagino la dificultad del empeño).

Por responsabilidad paterna y por tratar de dar a nuestros hijos las mejores herramientas de cara a su futuro, se hace necesario –viendo los efectos de la crisis actual- fomentar en ellos:

  • un pensamiento multicultural
  • una actitud emprendedora fruto de la autonomía, la iniciativa y la creatividad
  • la predisposición a viajar para mezclarse y conocer el mundo (y sus protagonistas desconocidos)
  • el aprendizaje deslocalizado y a pie de calle (invito a todos a seguir las aportaciones al tema que mi amigo y ciudadano del mundo, Iván Marcos hace al respecto)

Quisiera estar a la altura y poder fomentar en mi hija ese sentido de la  responsabilidad que defiendo a la vez que facilitarla las condiciones para que desde sus primeros estímulos pueda sentirse ciudadana activa de este mundo. Gracias a ella, espero poder aprender de su condición y así aprobar algunas de las asignaturas que aún tengo pendiente hasta llegar a ser un buen ciudadano del mundo.

Gracias amigo y amiga por llegarte hasta aquí.

Anuncios

7 pensamientos en “Diez características que definirían a un ‘ciudadano del mundo’.

  1. Pues sí, atento, porque la oportunidad de aprender de ella, es un instante fugaz y despues… depues, maestro y aprendiz se confunden.

  2. Hola amigo: Bienvenido a la diversidad. Las fronteras no son mas que lineas que se trazan a la hora de dibujar un mapa. El mundo se ha globalizado.
    Espero que estés bien.
    Un saludo desde tu ciudad Imperial.

  3. Me encantó tu mail Antonio. Quizás porque me reconozco un poquito. Un abrazo.

  4. Añadiría, con tu permiso: ser ciudadano en el mundo implica sobre todo saberse y sentirse uno con el resto, ver en el otro no tanto las diferencias sino lo que nos hace iguales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s